17 dic. 2016

Tengo un problema, lo se.

Buenas, gente.

¿Como están? yo, como ya es costumbre, apenada. Se que últimamente he estado publicando de una vez al mes y eso, pero es que ando rara (más de lo normal). La semana que viene cumplo quince y lo cierto es que estoy algo... aterrada. Se me vino el pánico desde hace un tiempo ya, no se, es como que aún no proceso todo el tiempo que ha pasado desde que se fue mi abuelo (q.d.e.p.) y volvieron los cambios bruscos.

Por asocial que fuera, igualmente estaba acostumbrada a que en ciertas fechas toda la familia se reunía y hacíamos algo, y aunque fuera en el fondo, me gustaba. Pasamos de formar parte de una familia grande a alejarnos de una buena parte de ella. Y bueno... pega.

Eso sumado a otras cosas que me han pasado este año (algunas otras a lo largo de los anteriores) y que la situación del país no ayuda, me siento bastante encerrada. Es algo deprimente...

Ya se que no es muy común que yo haga este tipo de entradas, y que de todas formas a la mayoría no le importará mucho; pero al fin y al cabo esto es un blog personal. Lo cree para expresarme y así es como se va a quedar. Para bien o para mal.

También... se que es solo un número, pero la gente a veces acostumbra a verte diferente según la edad que tengas, y debo admitir que eso me asusta un poco.

Como dije, se que no les interesa mucho, pero... necesitaba desahogarme un poco, creo. Y bueno... volveré pronto, ¿si? al menos eso supongo.

Gracias por leerme, dreamers.